Procedimientos para invertir en bienes raíces en Chile

invest

investCuando tenemos algún capital y queremos invertirlo de la forma más segura y rentable posible, debemos considerar el mercado de bienes raíces. Hay muchas razones por las cuales las personas eligen invertir su dinero en propiedades físicas. Entre las razones más comunes están una mayor estabilidad y seguridad del dinero invertido, la posibilidad de recibir flujos constantes de renta, y el hecho de que las propiedades sirven como garantía para préstamos bancarios. Además, estos bienes físicos pueden ser ampliados o remodelados, aumentando así su valor.

Para poder adquirir una propiedad en Chile, usted debe tener en cuenta cuáles son los procedimientos básicos. A continuación le brindamos algunos tips y pasos para que tenga una idea de este proceso.

  • 1. Para comprar una propiedad de inversión, siempre tendrás que contar con cierto capital. Para ello tienes dos vías, a contado o a través de un crédito hipotecario. Si es la primera vez que compras una vivienda, los créditos serán más ventajosos. Si ya tienes una vivienda principal, los bancos te exigirán más requisitos para poder pedir el préstamo. En caso de que pienses adquirir una segunda propiedad, el banco sólo te financiará una parte de su costo. Si el precio del inmueble es muy bajo, será más difícil acceder a un préstamo, y el propietario también podría requerir que el pago sea de contado.
  • 2. No es necesario tener la residencia para comprar una vivienda en Chile: los extranjeros también pueden hacerlo, con la excepción de ciertas zonas fronterizas. Los derechos de propiedad y de vivienda están bien protegidos. Si usted es extranjero, tal vez la mejor opción es contar con la ayuda de una inmobiliaria de confianza que pueda realizar todos los trámites. También puede comprar la vivienda a través de un banco: la ventaja de esta opción es que el banco verifica la legalidad de todos los documentos de la propiedad, aunque el proceso puede demorarse un poco más.
  • 3. Comprar a través de empresas mutuo-hipotecarias también es muy recomendable, pues ofrecen tasas similares a las de los bancos y sus gastos operacionales son 30-40% más bajos.