Panorama económico de Chile – Finanzas globales

economicEn las últimas décadas, la economía chilena ha sido una de las de más rápido crecimiento en toda América Latina. Sin embargo, a partir de 2014 se produjo una desaceleración, con crecimientos bajos de 1,9% para 2014 y 2,1% para 2015. Esta ralentización se debe a la caída en el precio de los commodities, y a la desaceleración de la economía de China y otros países que mantienen fuertes lazos comerciales con Chile.

La economía chilena aún depende,en buena medida de las exportaciones mineras, especialmente de la explotación del cobre. La mina de Chuquicamata es una de las minas a cielo abierto más grandes del mundo, y en ella se concentra buena parte de la producción cuprífera chilena y mundial.

La desaceleración en el país austral ha hecho que el desempleo aumente ligeramente, llegando al 5,8% en enero de 2016. En 2015, la deuda pública de Chile representó el 17% del Producto Interno Bruto. La inflación se mantiene controlada, estando en el orden del 4,6% para marzo de 2016.

La reducción en el crecimiento económico ha traído como consecuencia una disminución de la demanda interna, muy a pesar de la reforma impositiva que aplicó el gobierno en 2015, tratando de estimularla. Esto resultó a su vez en una menor recaudación por parte del Estado, lo que condujo a que el gobierno reportara un balance fiscal negativo de -2,1% en 2015.

Se prevé que la desaceleración continúe a lo largo de 2016, pero la economía ya debería dar serias muestras de repunte para 2017 y 2018. Las expectativas se centran en la recuperación de los precios del cobre y de la inversión privada. Para 2017 se augura un crecimiento del 2,1%.

Lo importante es que la economía chilena ha sabido sobreponerse a un panorama mundial francamente negativo, manteniendo su crecimiento sin caer en franca recesión.