La economía chilena crece más de lo previsto gracias a la fuerte demanda

La economía chilena está considerada como una de las más sólidas y estables de Latinoamérica. En la última década, el crecimiento económico del país de Neruda ha sido notablemente positivo. A partir de 2012, sin embargo, debido al impacto que ha tenido sobre el país la desaceleración de la economía china, el crecimiento económico chileno se redujo de modo sustancial.

Central Bank of ChilePara 2015, los expertos encuestados por el Banco Central de Chile habían previsto un crecimiento del PIB del 2,2%, pero ya a mediados de año los 60 analistas consultados por la entidad redujeron sus pronósticos a un 2%. De acuerdo con las cifras ya entregadas por el Banco Mundial, los expertos del Banco Central chileno no se equivocaron, ya que la economía del país austral creció un 2,1% en 2015, superando muy ligeramente las previsiones. En todo caso, ya el Banco Central había indicado que el crecimiento estaría entre el 2,25% y el 3,25%, reduciendo luego a la baja sus proyecciones.

Según explicaron los expertos, el ligero crecimiento fue sostenido por la demanda interna, a pesar del decrecimiento registrado en sectores como el de la minería, la pesca y la hostelería. Con la excepción de estos tres sectores, todos los demás rubros de actividad económica registraron crecimiento.

Pese al contexto internacional de desaceleración de las economías emergentes, el PIB chileno registró un crecimiento superior al del año 2014, cuando fue del 1,9%, el más bajo en seis años.

La caída del precio del cobre se tradujo en una disminución del 1,9% en los ingresos por exportación en 2015. Al mismo tiempo, las importaciones registraron un decrecimiento del 2,8%.

El ex ministro de Hacienda durante el gobierno de Sebastián Piñera, Felipe Larraín, exculpó a las causas externas, y señaló a los proyectos de reforma laboral, tributaria y constitucional como generadores de incertidumbre y, finalmente, coadyuvantes al deterioro de los índices macroeconómicos.