Cómo los intercambios de moneda pueden manipular las economías

currency exchanges

Cada país tiene su moneda. El dinero se puede intercambiar, y a tal fin se tiene en cuenta el valor de las monedas a ser intercambiadas. Es lo que se denomina tipo de cambio o tasa de cambio. El valor relativo de los bienes y servicios puede llegar a variar mucho en cada país, dependiendo de un conjunto de factores y circunstancias económicas. Por estas y otras razones, el valor de las monedas a ser intercambiadas siempre se encuentra fluctuando: el tipo de cambio no es fijo, es variable, a menos que exista un control de cambio.

currency exchangesCuando un país está vendiendo al resto del mundo más productos de los que importa, tiene una balanza comercial superavitaria y se supone que su moneda aumente de valor. Y a la inversa, cuando un país tiene una balanza comercial deficitaria, se supone que el valor de su moneda baje.

Ahora bien, se supone que este proceso se autoregule gracias al mercado, a la libre oferta y demanda de productos y divisas. Si la sobrevaluación de la moneda de un país se mantiene, es más fácil para dicho país comprar productos del extranjero, y por lo tanto a mediano plazo se espera que importe más y que el valor de su moneda disminuya ligeramente. Con los países que tienen balanzas de pagos deficitarias tiende a ocurrir a la inversa.

Este escenario normal e ideal puede no ocurrir, porque algunos países con balanzas de pagos superavitarias pueden usar ese excedente de dinero no para comprar bienes de otros países, sino para comprar divisas de otros países. A esto se le denomina manipulación del mercado de divisas.

Al manipular, el país comprador de divisas puede mantener al alza la demanda y el precio de otras divisas, haciendo que los productos de esos países se sigan manteniendo altos, e impidiendo así la normal autoregulación en el mercado de divisas. De esta forma la balanza de pagos del país exportador se sigue manteniendo alta en vez de ajustarse, y la riqueza de los otros países termina trasladándose al país manipulador.